martes, 26 de agosto de 2014

CARTA ABIERTA AL CICLISTA DE ACERA

LOS CICLISTAS SON BELLAS PERSONAS

Las generalizaciones suelen ser erróneas, pero me permito esta para loar el carácter de buena gente propio de la mayoría. Este carácter no se define por el equipo al que apoyamos, la marca de leche que bebemos o el modo en que nos desplazamos por la ciudad. No es menos bella persona la que se desplaza en bici que la que lo hace a motor o a pie, y los ciclistas son bellas personas.

Entonces, ¿de dónde viene esa mala imagen que muchos tienen de algunos ciclistas?, ¿son hordas de bárbaros que arrasan la ciudad?, ¿acaso al ir en bici no se apuesta por una movilidad sostenible, se ayuda al medio ambiente y se cuida la forma física? ¿Son peores que los conductores que no respetan las velocidades ni las preferencias? No. Si fuese así no serían bellas personas, y lo son.

Pero, aunque no lo crean, cuando deciden libremente circular por la acera, para evitar un rodeo o porque consideran que la calzada no es lugar seguro, transforman la acera en un lugar inseguro para los peatones. Olvidan que es el lugar por donde circulamos a pie las personas, nos relacionamos con el otro y nos apropiamos del espacio público. Olvidan que muchos no son capaces de reaccionar ante su presencia y se convierten en invasores de un terreno reservado al más débil.

Es cierto que nuestras autoridades se han esforzado en engañarnos y hacernos creer que en bicicleta se puede circular por cualquier lugar, pero eso es falso y hasta sus ordenanzas lo prohíben. Haciéndolo solo se fomenta una movilidad insostenible, porque ataca al más débil y no cambia el modelo actual, en el que el coche es el rey. Si un ciclista circula por la acera está agrediendo al peatón en su terreno, de igual forma que un conductor agrede al ciclista cuando le pita en la calzada.

Claro que no queremos arrojar a ciclistas sin preparación a las calzadas, no. Igual que de pequeños no nos dejan ir solos por la calle, igual que no sabemos conducir sin más, para ir en bicicleta por la ciudad es necesario aprender: conocer las normas, preparar itinerarios, acudir a una biciescuela, practicar con amigos, etc. Mientras tanto, nada justifica el pedalear por la acera.

Al coche no se le gana terreno pedaleando por la acera. Si hay que protestar para que los que mandan entiendan que la bicicleta tiene mucho futuro y hay que apoyarla, lo haremos juntos, ciclistas y peatones. Y para hacerlo juntos, para respetarnos, convivir y mejorar nuestra ciudad, te toca a ti, ciclista, dejar de pedalear hoy por la acera. Entonces, juntos, les haremos ver a los conductores que ya no son los reyes, aunque cueste.


sábado, 23 de agosto de 2014

Turismo sobre ruedas: LOS "AUTOS" LOCOS


El turismo sobre ruedas crece en Barcelona con todo tipo de ingenios, a motor o a pedales, aunque no siempre dentro de los cauces de la legalidad

CARLES COLS. El Periódico
BARCELONA
Miércoles, 20 de agosto del 2014
http://www.elperiodico.com/es/noticias/barcelona/los-autos-locos-3460177 

Hay un refrán estupendo para zanjar graciosamente una discusión cuando los argumentos se sitúan ya junto a los acantilados del absurdo: «...y si mi abuela tuviera ruedas, sería una bicicleta». El juego de palabras viene al caso porque en Barcelona, si tiene ruedas, es que será un turista, pues el catálogo de ingenios mecánicos, con o sin motor, con el que se desplazan los visitantes por la ciudad va en aumento. También lo hacen muchos barceloneses, pero sin exotismos. Van en la bicicleta convencional. Lo sorprendente, por la variedad, son los trixis, tándems, motocarros, segways, quads a pedales y otro tipo de inventos del tebeo que ocupan las aceras y las calzadas de la ciudad, y además dentro y fuera de la ley, porque a la que se intenta descubrir qué normativa regula su uso, llega la sorpresa.

Barcelona se ha distinguido durante años por la regulación quisquillosa. Ahí están, por ejemplo, las semanas del 2010 que le dedicaron los partidos del consistorio municipal a debatir si se podía o no andar desnudo por las calles de la ciudad. Nada de sin camiseta, nada, el debate era si ir en pelotas era un derecho o una ofensa. Ganó el no. Con ese antecedente no sorprende, por ejemplo, que a las empresas que alquilan el segway en Barcelona se les impusieran unas normas de uso que si no son castas, si que son como mínimo muy severas. Siempre con casco, siempre con guía y solo en una zona muy reducida de la trama urbana.

Lo extraño, entonces, es la indiferencia con la que las autoridades municipales se toman la broma de los patinetes eléctricos. Las especificaciones técnicas de los fabricantes ya advierten de que pueden circular a una velocidad máxima de 45 kilómetros por hora, lo cual es una burrada en cualquier acera o calle peatonal, pero las fuentes consultadas en el Ayuntamiento de Barcelona explican que ese tipo de ingenios mecánicos están en un limbo normativo que permite su uso. Se recomienda una visita a la fachada litoral de la ciudad para comprender lo absurdo de esa laxitud administrativa.



En otros barrios su uso es testimonial, de acuerdo, pero para eso están los motocarros, para cubrir esa cuota del disparate. Circulan por la calzada (bien), los pasajeros llevan casco (requetebién), pero el petardeo del motor obliga a que la megafonía que incorporan los vehículos como audioguía sea excesivamente audible a su alrededor.



PEDALEO FURTIVO 
No obstante, nada es comparable al increíble caso de la bicibar, que en esta carrera de los autos locos merecería el título del Super Perrari que conducía Pierre Nodoyuna. Esos artilugios están expresamente prohibidos, pero incluso así circulan furtivamente. Esa es, en cualquier caso, una historia que merece una pieza aparte, que ahí está.


La cuestión, en definitiva, es que Barcelona, una urbe de dimensiones perfectas para ir a pie, va camino de convertirse en una de las capitales mediterráneas de la locomoción sobre dos y tres ruedas y fuerza en los muslos. En esa metamorfosis los turistas ponen la nota de color (hay que verles cómo intentan llegar al parque Güell en bicicleta desde la Sagrada Família, pobrecitos) y los barceloneses ponen el resto, que no es poco. Según datos del servicio municipal de estadística, en un día laborable convencional se realizan unos 140.000 viajes en bicicleta, de ellos, una tercera parte a bordo del Bicing, servicio pendiente de toda una revolución con la introducción de unidades eléctricas.



Para todo este pandemónium, la ciudad cuenta con un total de 104 kilómetros de carriles reservados para las dos ruedas. No está mal. Resulta curioso, por lo tanto, que prácticamente todas la fotos que ilustran este reportaje hayan sido captadas fuera del carril bici.

miércoles, 20 de agosto de 2014

OPERACION 'SAFE CYCLE’ de la Policía de New York

13 de agosto 2014
The Wall Street Journal
 

El Departamento de Policía de Nueva York inició la Operación Pedalea Seguro (Safe Cycle) este miércoles, una iniciativa de dos semanas centrada en las "infracciones peligrosas" que cometen los ciclistas de la ciudad.

En un comunicado, la policía de Nueva York dijo que la operación se llevará a cabo en toda la ciudad, y se concentrará en actitudes incorrectas "que crean un peligro para los peatones y ciclistas.":
  •      no detenerse ante un semáforo en rojo;
  •      desobedecer un semáforo o señal;
  •      circular en dirección contraria el tráfico;
  •      circular en bicicleta por la acera;
  •      no ceder el paso a los peatones en el cruce peatonal.
La iniciativa también se dirigirá a los conductores que obstruyan las vías .





"La policía de Nueva York pide a todas las personas que montan en bicicleta y en coche en la ciudad que hagan de la seguridad su prioridad", dijo el comunicado. "La policía de Nueva York se compromete a proporcionar un entorno seguro para todos los neoyorquinos".

La operación recibió una tibia acogida en las redes sociales, donde algunos ciclistas se preguntaron por qué no se centraba en los conductores.

martes, 19 de agosto de 2014

Testigo de la muerte de la ciclista en Tinajo

Miércoles, 20 de agosto de 2014
Radio Lanzarote - Onda Cero
Tú también haces La Voz

RELATA LO SUCEDIDO Y PIDE MÁS CONCIENCIACIÓN A LOS CONDUCTORES

La triatlela Tamar González, testigo de la muerte de la ciclista en Tinajo: “Cuando lo pienso, me da miedo salir a la carretera”
Isabel Lusarreta ·

“Cada vez que lo pienso, me da miedo salir a la carretera. De hecho, he quedado con varios amigos mañana para que me acompañen, porque ahora mismo no me veo capaz de salir sola”. Son palabras de una mujer que lleva miles de kilómetros en bici a sus espaldas, que en 2013 fue campeona de Canarias de Triatlón de Larga Distancia, que es la actual campeona de la Copa Fecantri y que este lunes, vivió la peor prueba de su vida, al presenciar el fatal accidente en la carretera de Tinajo a La Santa, que terminó con una ciclista muerta y otro herido.

Por respeto a la familia de la víctima, Tamar González era reacia a relatar el desgraciado suceso que le tocó vivir. Sin embargo, también considera que es necesario hablar de lo sucedido para que la gente tome “conciencia” de las veces que se pone en peligro a los ciclistas en la carretera. “Es muy duro ver cómo un marido pierde a su mujer cuando están de vacaciones practicando un deporte. Hay que pensar que es una vida humana, que todos tenemos padres, hijos, marido… y no perdemos nada por separarnos 10 centímetros más de un ciclista o por perder 10 segundos en el coche”, reflexiona la joven triatleta.

Personalmente, ella ha vivido varios sustos en la carretera. “Llevo años practicando este deporte y también me he visto en la tesitura muchas veces de jugarme la vida. Está claro que lo que falta es mucha conciencia. Tampoco es cuestión de acusar a la gran mayoría, porque yo debo reconocer que si me adelantan 500 coches en dos horas de bici, 480 o 490 me adelantan bien. Pero es que esos otros 10 son los que me puede matar”. 

Tamar cuenta que ha sufrido varias caídas por este motivo; que ha llegado a rozarle el retrovisor de un coche; y que muchas veces le han adelantado a toda velocidad o incluso le han frenado delante. Sin embargo, este lunes se encontró cara a cara con la tragedia, al tener que presenciar un accidente mortal, causado por un coche que acababa de adelantarle a ella.

“El coche me adelantó de mala forma, nervioso”

 “Yo adelanté a esta pareja en Tinguatón”, recuerda Tamar, reviviendo lo sucedido en la mañana del lunes. “Les saludé, como siempre hacemos cuando nos encontramos con cualquier compañero en bici. Ella precisamente me miró y me sonrió”.

Sin embargo, Tamar hizo una parada y la pareja se puso de nuevo delante. “Al llegar a Tinajo, decidí parar en una cafetería para saludar a unas amigas. Y cuando me fui a incorporar, la pareja me adelantó”, relata. La siguiente vez que les vio, estaban tendidos en el suelo de la carretera. 

“Cuando pasé  la rotonda de Tinajo, en dirección a La Santa, cuando estaba llegando a un restaurante que hace esquina, me adelantó un coche de mala forma, nervioso detrás de mí, super rápido. Pero como desgraciadamente es habitual para nosotros, no le di importancia”.

Sin embargo, instantes después, cuando Tamar cogió la curva e inició el descenso que hay en ese tramo, escuchó “el frenado, el estallido”. “Por un momento bajé la cabeza y me puse rígida, porque no sabía realmente si me iba a dar, de dónde venía. Te asustas un poco”. Después, cuando levantó la cabeza, ya vio “las humaceras del coche, que se había salido del carril, y los dos cuerpos tendidos en la carretera”.

Tanto Tamar como varios conductores que pasaban por la zona en ese momento pararon para intentar socorrer a los ciclistas. “Me acerqué al marido, que fue al primero que me encontré. Pero un chico me dijo: él tiene pulso, vete a ver a la mujer. Me acerqué diez metros a la mujer y también se acercó otro conductor. Nos miramos y nos lo dijimos todo con la mirada”.

La ciclista, una danesa de unos 40 años, turista habitual de Lanzarote, había fallecido por las graves heridas causadas por el accidente, tras ser atropellada.

“No entiendo qué pudo pasar, había un montón de visibilidad. ¡Es que no había nada, no hay nada por allí! Es donde está el último restaurante a la salida de Tinajo. Es una cuesta, la visibilidad es buena”, repite Tamar una y otra vez.

 
“Intentábamos que el marido no viera a su mujer muerta”

Después, los esfuerzos se centraron en el marido de la víctima, hasta que llegó la ambulancia. “La situación fue complicada porque cuando recuperó la conciencia, los que estábamos allí intentábamos que no se diera la vuelta, porque preguntaba por su mujer. Yo le decía: ¡No te des la vuelta, mírame a mí, mírame a mí! Porque su mujer estaba a su espalda, unos metros más atrás, muerta”, recuerda Tamar, mientras se le quiebra la voz.

Tamar pasó unas dos horas en el lugar junto a otros testigos, hasta que fueron llegando las ambulancias, la Policía Local, la Guardia Civil... “Cuando todo terminó, tuve que hacer los 5 kilómetros que me quedaban para mi casa y me fui todo el camino llorando y mordiéndome el labio”.

Pese a que el coche terminó volcado y fuera de la carretera, el conductor resultó ileso y no necesitó asistencia sanitaria. Ahora, la Guardia Civil investiga las causas del accidente, para dar parte al Juzgado.

El peligro del arcén

Aunque Tamar tuvo que vivir esta tragedia en primera persona, no es la única ciclista que ahora siente miedo al salir a la carretera. Dos atropellos en menos de una semana en la isla, y uno de ellos con este trágico final, han generado preocupación en muchos deportistas, que se quejan de la actitud de determinados conductores y, también, del estado de las carreteras.

“No hay espacio, no hay arcén, y los pocos que tenemos están muchas veces mal acondicionados, están sucios, las plantas, las aulagas, invaden parte del arcén”, lamenta Tamar. Además, subraya “otra cosa a tener en cuenta”: como ciclista, ha comprobado que cuando va dentro del arcén es cuando tiene más problemas. “El coche no me ve como un obstáculo, con lo cual me pasa pegado. Sin embargo, cuando voy invadiendo, me ve como un obstáculo, y entonces ahí sí noto que separa el metro y medio o los dos metros, o invade el carril contrario para adelantar”.

Por eso, aconseja “a todos los compañeros y a todos los ciclistas que vayan invadiendo el carril por el que circulan”, para evitar ese peligro. “Las dos veces que me he caído en mi vida ha sido cuando iba por el arcén, porque es cuando han pasado rozándome”, recuerda, pidiendo una vez más a los conductores que se conciencien y extremen la prudencia cuando hay ciclistas en la carretera.

El carril bici, “totalmente incoherente”

Respecto al prometido carril bici, del que se ha vuelto a hablar mucho tras los últimos accidentes registrados en la isla, Tamar considera que no es la solución. “Creo que es totalmente incoherente. Un carril bici es un carril de paseo, para que la persona que no hace deporte habitualmente pueda ir de Playa Honda a Puerto del Carmen o a Arrieta por su carril bici, en plan Verano Azul”, afirma.

Sin embargo, considera que no sirve para deportistas. “Una persona como yo, que entrena cuando está preparando un Ironman 30 horas a la semana, y hace 500 kilómetros en bici, tiene que circular por la carretera por la que va a competir. Yo tengo que tener las mismas condiciones y la dureza que me voy a encontrar en cualquier prueba, ya sea en Lanzarote o fuera”, explica.

Ahora, poco a poco, Tamar deberá ir recuperando la normalidad en los entrenamientos, para continuar en la élite del triatlón. “Gracias a Dios, estoy viva”, afirma. Y como muchos ciclistas de la isla, espera que esta nueva tragedia sirva al menos para concienciar a los conductores y evitar nuevas muertes. 

http://www.lavozdelanzarote.com/articulo/sucesos/triatlela-tamar-gonzalez-testigo-muerte-ciclista-tinajo-cada-vez-pienso-da-miedo-salir-carretera/20140819171054091994.html

SEVILLA: ORDENANZA MUNICIPAL PARA LA ACCESIBILIDAD UNIVERSAL

"Cuando aprueben el nuevo Reglamento de Circulación bastará con pintar dos rayas en una acera y ya será un acera bici"
"La acera bici sugerida del Paseo de la Independencia es una solución aceptable"

Desde Acera Peatonal entendemos que ambas afirmaciones son rotundamente falsas. Y para explicar los motivos, recurrimos a la Ley 26/2011, de 1 de agosto, de Adaptación normativa a la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad que modifica la Ley 51/2003, de 2 de diciembre, de Igualdad de Oportunidades, No Discriminación y Accesibilidad Universal de las Personas con Discapacidad.

En esta Ley se explica entre otras las medidas que deben tomarse para garantizar la accesibilidad para todas las personas de los itinerarios peatonales en espacios públicos urbanizados y áreas de uso peatonal. Se trta del "diseño para todos".

Al tratar de las vías ciclistas, hace incapié en que estas deben estar separadas del itinerario peatonal accesible. Sevilla, en su Ordenanza de accesibilidad universal, detalla que para las aceras bici (vías ciclistas sobre la acera) es necesaria una separación mediante una o varias piezas de pavimento con textura y tonalidad contrastadas, con una anchura mínima de 40 cms.

No vale pintar una raya que un invidente o alguien con discapacidad sensorial no será capaz de detectar. La promoción de la bicicleta en ciudad, tan necesaaria como es, no puede hacerse nunca a costa de la seguridad de los peatones. Hay que pensar siempre en el más débil y desde allí diseñar: diseño para todos. 

Os dejamos un estracto de la Ordenanza sevillana

Exposición de motivos
El Ayuntamiento de Sevilla, tiene la firme voluntad de convertir el municipio en una “Ciudad Accesible”, asumiendo los principios enumerados en el artículo 2 de la Ley 51/2003, de 2 de diciembre, de Igualdad de Oportunidades, No Discriminación y Accesibilidad Universal de las Personas con Discapacidad modificada por la Ley 26/2011, de 1 de agosto, de Adaptación normativa a la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.


Y es el citado artículo 2 de la Ley 51/2003, de 2 de diciembre, el que define que se entiende por Accesibilidad Universal: 
"Accesibilidad Universal: la condición que deben cumplir los entornos, procesos, bienes, productos y servicios, así como los objetos o instrumentos, herramientas y dispositivos, para ser comprensibles, utilizables y practicables por todas las personas en condiciones de seguridad y comodidad y de la forma más autónoma y natural posible. Presupone la estrategia de 'diseño para todos' y se entiende sin perjuicio de los ajustes razonables que deban adoptarse"


Artículo 5. Vías ciclistas
1. Estará permitido el uso de vías ciclistas a las personas con movilidad reducida
que se desplacen en silla de ruedas de tracción mecánica, eléctrica, autopropulsada
o asistida por otra persona, o en vehículos tipo scooter para personas con movilidad
reducida.
 

2. En ningún caso las vías ciclistas podrán considerase como sustitutivas de los
itinerarios peatonales accesibles.
 

3. Las bicicletas no podrán circular por los itinerarios accesibles, salvo las
excepciones contempladas en el Reglamento General de Circulación para la
circulación de menores.


4.Las vías ciclistas, sin perjuicio de las exigencias de la Ordenanza de Circulación
de Peatones y Ciclistas cumplirán las siguientes condiciones:

  • a. La vía ciclista se situará preferentemente separada del itinerario peatonal accesible por una banda de servicio o de mobiliario urbano, que actuará de separador entre ambos.
  • b. La vía ciclista no impedirá la conexión entre el itinerario peatonal accesible y las paradas de los sistemas de transporte público, las plazas de aparcamiento reservadas a personas con movilidad reducida y los vados y pasos de peatones. En las vías ciclistas estas conexiones se advertirán a los usuarios mediante elementos de señalización horizontal y/o vertical.

  • c. Cuando la vía ciclista esté situada a la misma cota y colindante al itinerario peatonal accesible, se dispondrá entre ellos una o varias piezas de pavimento con textura y tonalidad contrastadas, con una anchura mínima de 40 cms.
  • d. Cuando se empleen piezas para la recogida de aguas junto a los carriles bici, se permitirán accesos puntuales donde dichas piezas se dispondrán de tal modo, que no dificulten a los usuarios de sillas de ruedas su acceso al carril bici desde el itinerario peatonal accesible.
  • e. La vía ciclista contará con señalización vertical y horizontal que advierta a los usuarios de sillas de ruedas de aquellas características del carril que puedan suponerles un peligro o un impedimento.
  • f. Los cruces de los itinerarios peatonales accesibles con las vías ciclistas, para conexión con vados peatonales o paradas de transporte público, se señalizarán con bandas de paso de peatones de ancho igual al vado o mayor de 2,50 m. Además se dispondrá pavimento táctil de peligro colindante a la vía ciclista de 0.40 m de fondo y con el mismo ancho de las bandas de paso de peatones.
  • g. Los pasos de bicicletas sobre las calzadas no podrán coincidir con los pasos de peatones, aunque sí podrán ser contiguos a éstos. En este caso, se señalizarán de forma que queden claramente diferenciados.

lunes, 18 de agosto de 2014

"Quia nominor Leo..."

El Periódico de Aragón 10/07/2011
HIPÓLITO Gómez



La frase se extrajo de una fábula de Fedro para dar a entender el argumento que emplea el león para atribuirse la parte principal del botín, fundado en una razón física y no jurídica, porque, nos explica, que al poderoso le importa ser el más fuerte no ostentar el mejor derecho.

A un jurista de la Complutense, se le ocurrió elaborar un libro sobre Medicina Legal en colaboración con algún otro abogado pero, inexplicablemente, "sin asistencia médica". El resultado fue desigual en el sentido de que era difícil discernir qué parte era la peor de libro tan singular.

En la obra se aludía a los llamados "delitos del motor" y empezaba más o menos así: "quia nominor leo", porque soy el león y por tanto el más fuerte, yo que soy un camión atropello en la carretera a los automóviles, a las motos, a las bicicletas y con mayor motivo, a los simples peatones...

Estudiar aquel libro, casi inefable, se puede asegurar que merecía la pena y hasta propiciar su difusión, como procuraron, algo burlonamente, dos estudiantes, enviándolo a Evaristo Acevedo, creador de la "Cárcel de Papel" una institución jurídico-humorística de "La Codorniz".

En tal cárcel ingresaban por siete días y una hora, los que mereciesen ese simbólico apresamiento por las extravagancias que hacían u opinaban. A un rector le encarcelaron de esas maneras, porque afirmó que las pasiones se dominaban mejor con una dieta alimenticia severa. En congruencia, el fallo ordenaba sustituir el rancho carcelario por una peseta de pipas de girasol.

Cambiando de tercio, este periódico publicó el pasado junio una "carta al Director" enviada por don Óscar B. a propósito del "jinete apocalíptico" (la bicicleta), empeñado en amagar a los peatones "con sus quince kilos de hierros y cadenas que intimidan más que un autobús sin frenos", decía.

Conste que no propongo apresar a don Óscar por eso. Don Óscar hablaba en su carta irónicamente y lo digo para que nadie malicie, que mereciese plaza en la imaginaria prisión. No conminaba a ningún peatón y sólo criticaba con suavidad, a los que intuyen graves riesgos en el uso callejero de las bicicletas; no lo quiera Dios. Estamos para ayudarnos.

¿Quién tendrá la razón en esa inevitable pugna entre peatones y ciclistas?; digo "inevitable" porque el ser humano no paró hasta inventar la rueda y desde entonces, en buscarle aplicaciones. Obviamente, lleva las de perder el peatón y le conviene intentar un armisticio porque de las dos partes (la "con ruedas" y la "sin ruedas") la más indefensa es la meramente peatonal y por tanto, la que lleva las de perder.

Todos, no solo "unos" con exclusión de los "otros", podemos ser víctimas o victimarios; debemos esforzarnos en propiciar que también todos, dispongamos de sitio para esos desplazamientos. Dependemos de la buena voluntad común, sin parcialidades y sin perder si cabe, el humor. Todos tenemos que ayudarnos, sin provocar la violencia de los pacíficos, vayan a pie o vayan a pedal, porque, como decía un inolvidable jefe que tuve, todos queremos ir al cielo pero no precisamente esta tarde.

La indignación es cosa seria, pero suele ser desfalleciente y temo que no baste nunca para convertirla en un programa político. Antes de que perdamos la verdadera dimensión del binomio peatón-ciclista, tendríamos que despejar alguna duda en pro de la convivencia; por ejemplo, aclarando si un peatón con bici sigue siendo persona o si debe considerarse máquina o aún peor, si de propia voluntad pudiera optar, según la ocasión, por lo más conveniente para él (ahora máquina, ahora peatón) que es lo que perjudica más a los de a pie, si quieren prever a tiempo movimientos ajenos y tozolones propios.

Cuando la Expo de Ranillas, presencié un curioso incidente, resuelto con gritos y sin sangre, entre un ciclista y un peatón; el primero reprochaba al peatón que paseaba distraído invadiendo la pista de las bicis y el peatón le replicó que "hace solo un rato, usted iba por la acera con su bici y yo no le dije nada; a ver si va a tener usted más derechos que yo sólo por ir en bici".

Ciertamente, lo principal es conservar en las aceras los hábitos de los p.p.p., de los puros peatones de a pie y en la calzada, los de los rodantes sin inventar un tercer género que circulatoriamente, no existe; "vamos, digo yo". Y todos podríamos ser algo felices o al menos discurrir más tranquilos.

domingo, 17 de agosto de 2014

Bici, auto y peatón, en las calles #quieroconfiar

Domingo 17 de agosto de 2014 | Abigail Gómez | El Universal

Activistas aseguran que el gobierno ha fallado en la promoción de una cultura que logre la convivencia entre todos los usuarios de las vialidades

A raíz de la muerte de un ciclista que fue arrollado por policías en junio pasado, activistas crearon el manifiesto "#quieroconfiar", con el que exigen a las autoridades acciones para evitar este tipo de percances. En cada punto de la ciudad donde ha muerto un usuario al ser atropellado, colocan una bici blanca en su honor 

Ariel Morales circulaba en su bicicleta cuando una patrulla que iba con exceso de velocidad se impactó contra él frente al mercado Sonora. Perdió la vida casi de manera instantánea. Su cuerpo quedó tendido sobre el pavimento mientras los policías intentaban escapar. Dos de ellos lo lograron, pero personas que observaron el percance impidieron que quien manejaba la patrulla huyera. En el mismo sitio yace ahora una bicicleta blanca, homenaje que se coloca en los lugares donde los ciclistas han sido víctimas de accidentes fatales.

A raíz del percance, ocurrido el pasado 29 de junio, organizaciones ciclistas crearon el manifiesto #quieroconfiar, por medio del cual exigieron a las autoridades trabajar de manera efectiva para evitar este tipo de accidentes.

Durante años los vehículos motorizados gozaron de un control total sobre las vialidades de la capital, y la llegada de las bicicletas de la mano del programa Ecobici —lanzado en 2010— tendría que haber supuesto una nueva forma de cultura vial, pero el gobierno no sólo ha fallado en esta tarea, sino que ha fomentado una especie de batalla por el espacio público entre ciclistas, automovilistas y peatones, coinciden diversos activistas que llevan luchando años por crear una “bicicultura”.

De hecho, el boom de las bicicletas ha generado una especie de batalla por el espacio, en la que los conflictos entre ciclistas, automovilistas y peatones no se han hecho esperar.

La principal dificultad que perciben los ciclistas es la falta de educación vial, con 80%, y el riesgo de sufrir accidentes, con 31%, de acuerdo con los resultado de la más reciente encuesta realizada por Ecobici a sus usuarios.

Según la Secretaría de Salud, en México ocurren 17 mil muertes por accidentes de tránsito al año; y se estima que la tasa de percances donde se ven involucradas bicicletas es de 0.9%, de acuerdo con cifras del Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes (Conapra). Datos de la Procuraduría General de Justicia del DF (PGJDF) señalan que entre 2011 y 2013 hubo 16 ciclistas muertos en accidentes viales en la ciudad de México. Sin embargo, también revelan que en ese mismo periodo 357 ciclistas se lesionaron en accidentes de tránsito, la mayoría arrollados por automovilistas.

El 90% de estos percances se podría prevenir si se respetara el reglamento de tránsito, pero en siete de cada 10 ocasiones las infracciones no son aplicadas por los agentes responsables, según el Diagnóstico general sobre la causalidad de los accidentes 2013, elaborado por la asociación civil México Previene.

Martín Manzo, subsecretario de Tránsito del Distrito Federal, reveló a organizaciones ciclistas, durante la reunión realizada el pasado 8 de julio para dar respuesta al manifiesto #quieroconfiar, que sólo 200 policías están autorizados a emitir sanciones, a pesar de haber un parque vehicular de casi 4 millones de autos, lo que evidenció la falta de personal para hacer cumplir el Reglamento de Tránsito en la capital.

Si bien, de acuerdo con el Conapra, 40% de los accidentes viales involucran a usuarios vulnerables de la calle, como peatones y ciclistas, y al año las bicicletas sufren en México un promedio de 352 accidentes, éstas también han generado rechazo por parte de peatones que han sufrido algún percance con ciclistas que violan el reglamento.

Con derechos y obligaciones

En 2010 se llevaron a cabo modificaciones al Reglamento de Tránsito Metropolitano, cambios que formaron parte de la Estrategia de Movilidad Sustentable para el DF. En su nueva versión, el reglamento califica a la bici como un vehículo, otorga derechos y obligaciones a los nuevos ciclistas, además de colocar al peatón y al ciclista como primero y segundo lugar en la jerarquía de usuarios de la vía pública.

Sin embargo, a pesar de dichas modificaciones, son pocos los ciudadanos que conocen el nuevo reglamento y lo respetan.

Areli Carreón ha sido ciclista urbana desde hace más de 20 años y es una de las principales activistas que luchan por lograr una convivencia segura entre todos los usuarios de la vía. Asegura que quien tiene la responsabilidad de solucionar los conflictos que actualmente existen entre peatones, ciclistas y automovilistas es el Gobierno del Distrito Federal, en coordinación con las autoridades competentes.

Considera que para terminar con estos conflictos no hace falta más que una correcta difusión del reglamento y una autoridad capaz de sancionar a quienes no lo cumplan.

“El gobierno se ha dedicado a temas de promoción y de difusión de la bici, lo que considero una falla. En lo que el gobierno debería estar trabajando es en crear la infraestructura necesaria y promover una sana convivencia para que todos los usuarios de la calle puedan transitar de manera segura”, explica.

El Ranking Ciclociudades 2013, que evalúa el desempeño de las urbes mexicanas que impulsan el uso de la bici, señala que el DF cubre apenas nueve de 18 puntos en el rubro de Regulación, lo que refleja una legislación deficiente que impide una sana convivencia entre automóviles y ciclistas.

Pero si bien es cierto que existe una falta de respeto a los ciclistas por parte de los autos, también los ciclistas cargan con su parte de culpabilidad, pues a pesar de la existencia de parámetros establecidos en el Reglamento de Tránsito Metropolitano que regulan a quienes han hecho de la bici su medio de transporte, la Secretaría de Transporte y Vialidad del DF señala que las faltas más comunes cometidas por ellos son invadir las banquetas y vías exclusivas para el transporte público, así como pasarse el semáforo en rojo. Aunado a ello, la misma Setravi señala que uno de cada 20 ciclistas circulan en contra del flujo vehicular, provocando accidentes con peatones.

La reciente modificación a la ley permite que el ciclista ocupe un carril completo de la vialidad, obliga a los autos a rebasar a una distancia mayor a un metro con 20 centímetros y les prohíbe a los automovilistas invadir la infraestructura exclusiva para las bicicletas.

A pesar de que el gobierno ha impulsado campañas como la BiciEscuela y la BiciEscuela de Verano para enseñar a los nuevos ciclistas sobre la forma correcta de circular por la ciudad, para diversos grupos éstas no han sido del todo efectivas.

Manuales, letra muerta

En mayo pasado, Bicitekas, una de las organizaciones ciclistas más importantes del país, presentó al GDF una serie de propuestas para mejorar la movilidad en bicicleta y la calidad de vida de los capitalinos. En el documento titulado Políticas públicas para construir una ciudad más humana, se señala que es la autoridad la responsable de garantizar una convivencia pacífica entre quienes circulan por la calle.

“Consideramos que existe poca información y pobres resultados en lo relativo a la educación para un ciclismo urbano seguro y responsable. La mayoría de la población que ya usa bicicleta aún desconoce el Manual del ciclista urbano. Hemos visto nacer y crecer la molestia de peatones hacia ciclistas, fenómeno que no existía hace seis años. Esto se debe a la invasión de banquetas, conducción imprudente y altercados en una vía pública sin espacios adecuados para todos los usuarios”, expresa el documento.

Agustín Martínez es coeditor y diseñador del Manual del ciclista urbano, el único documento en existencia que enseña a los ciclistas cómo moverse de manera segura y responsable en las calles de la capital. Tanto el GDF como la Secretaría de Medio Ambiente promueven dicho manual como un documento oficial. Sin embargo, a pesar de haberse realizado con fondos públicos, desde su origen fue propuesto, diseñado y creado por Bicitekas.

Para Agustín, diseñador gráfico y ciclista empedernido, la falta de cultura vial en el reciente auge del ciclismo urbano ha sido un problema fomentado por el gobierno. “Nosotros llevábamos años estudiando el tema de la bici en la ciudad, nuestra idea es que debió haber salido el manual del ciclista, luego una campaña gigantesca de cultura vial y después sacar el sistema público de bicicleta. Comentamos esas propuestas con los encargados de los programas para impulsar la bici, pero no nos escucharon. Nos pareció muy electoral echarlo para adelante sin tomar en cuenta diversos factores. Fue únicamente para sacar la bandera de ‘somos verdes’ como estandarte político”, asegura.

El Manual Ciclociudades, creado por expertos para enseñar la forma correcta de fomentar el uso de la bici como medio de transporte sustentable, establece que para posicionar la bici en la ciudad se requiere actuar en tres niveles: infraestructura (aspectos materiales), estructura (aspectos organizacionales y reglamentos) y superestructura (creencias, valores, ideales y cultura).

Dentro de dicho manual se explica que sin una correcta educación vial en torno al uso de la bicicleta, tanto la infraestructura como la aplicación de reglamentos resultan medidas insuficiente.

La fallas de los ciclistas

Para Areli Carreón, pionera del uso de la bici como transporte en México, el acierto de Ecobici fue generar la idea del ciclista de clase media, quitar el estereotipo de la bici como un vehículo característico de la clase baja y avalarla como un actor más de la calle; sin embargo, asegura, “las campañas de promoción se han llevado a cabo por la misma ciudadanía desde hace muchos años y de manera más eficiente que las del gobierno capitalino.

“En donde debe estar el gobierno con su autoridad es en la realización de obra pública y para ordenar la convivencia en la calle”, y es que a pesar del discurso verde que manejan diversos funcionarios, especialistas señalan que la inversión es demasiado baja en relación a lo que se destina para obras a favor del auto.

De acuerdo con el Diagnóstico de fondos para transporte y accesibilidad urbana de ITDP, 76.2% de la inversión en el rubro de movilidad en ciudades como el DF se destina al automóvil, contra 3.1% para obras ciclistas y peatonales. Lo anterior beneficia a tan sólo 30% de la población, ya que el resto, 70%, se mueve en transporte público u otros medios como bicis y motos. De ese porcentaje, sólo 3% usa la bici como su transporte cotidiano.

Agustín Martínez, actual presidente de Bicitekas, concluye que el resultado de no haber planeado bien las cosas es lo que tenemos hoy: “Un rechazo hacia los ciclistas urbanos porque no se saben comportar en el espacio público, o porque se mueven en bici pero con la cultura del coche, además de un incremento en los índices de accidentes”.

Él y los ciclistas entrevistados hacen un llamado a la autoridad para impulsar lo que llaman una bicicultura que acabe por soterrar esta batalla por las vialidades.

Ver EL UNIVERSAL.mx
en versión completa

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS © EL UNIVERSAL

sábado, 16 de agosto de 2014

Pequeña guía de A PIE para pensar la movilidad

06. Bicicletas

La bicicleta es el vehículo más próximo a la marcha a pie en términos de velocidades, espacio ocupado y masa. Tienen ventajas comunes como la de no depender de motores y fuentes energéticas externas al ser humano, no producir apenas residuos ni ruido; son también los más saludables y convivenciales.

Por todo ello se ha denominado al caminar y a la bicicleta como los modos de desplazamiento autónomos o activos. Son por tanto y potencialmente aliados en la movilidad sostenible.

Multiplicando por tres la velocidad del peatón (15 km/h frente a 4,5 km/h), la bicicleta multiplica por tres el radio de acción de la marcha a pie y por 9 la superficie a su alcance en el mismo periodo de tiempo de desplazamiento. Contribuye por tanto a facilitar las oportunidades de movilidad autónoma en ciudades grandes o modelos urbanos relativamente dispersos.

Pero la velocidad de la bicicleta, su gran aportación a la movilidad, es al mismo tiempo un factor de fricción y potencial conflicto con los viandantes.

En primer lugar porque las velocidades señaladas más arriba son medias, mientras que en determinadas circunstancias el diferencial entre ciclistas y viandantes puede alcanzar 25 km/h. Por ejemplo, en vías llanas o en descenso, cuando los ciclistas pueden alcanzar los 30 km/h.

En segundo lugar porque caminar no es únicamente una forma de movilidad, sino también una forma de apropiarse del territorio, de la ciudad, de relacionarse con otras personas, de estar. Por consiguiente, el espacio de los viandantes no se debe pensar únicamente desde criterios circulatorios, de reglas y dimensiones para la movilidad peatonal, sino también y sobre todo desde criterios sociales, urbanísticos, paisajísticos y ambientales. El espacio peatonal es un espacio para estar.

Esta idea conduce de nuevo al inicio de este texto: la bicicleta es un vehículo y como tal su lugar preferente debe ser la calzada, junto a los demás vehículos. Las excepciones de esa regla deben analizarse una a una. Por ejemplo, la posibilidad de que los niños puedan montar en bici en espacios peatonales o la de compartir determinadas infraestructuras por parte de viandantes y ciclistas (pasarelas, pasos inferiores bajo infraestructuras, ascensores, caminos en áreas rurales y espacios naturales, etc.) puede ser admitida en determinados supuestos y condiciones siempre que no impliquen pérdidas del principio básico de prioridad peatonal.

Hay que analizar también en cada caso la posible autorización de la circulación de ciclistas en algunos espacios o zonas peatonales, como ocurre con la que se suele conceder para carga y descarga o para el paso de vehículos a garajes en determinadas condiciones.

Igualmente, la creación de vías ciclistas y aparcabicis no debe ser a costa del espacio peatonal, ni de las condiciones de comodidad y seguridad de los viandantes.

La bicicleta puede ser un aliado del viandante si se orientan las políticas para su promoción sin agravios para los que caminan, afrontando los problemas comunes vinculados, especialmente, a la presencia masiva de automóviles y a la circulación excesivamente veloz de éstos.

Para evitar que los potenciales aliados se conviertan en adversarios de una batalla mal enfocada, hay que tener siempre presente que el objetivo de la alianza entre personas que caminan, montan en bicicleta y utilizan el transporte colectivo no puede ser otro que un cambio en profundidad en el modelo de movilidad; un cambio presidido por la idea de reducir las enormes consecuencias negativas de un patrón de movilidad apoyado en el automóvil, un vehículo que, con una media de más de una tonelada de peso, una velocidad que potencialmente multiplica por 40 la del ser humano y una capacidad enorme de aceleración, presenta un gran diferencial respecto a las personas que caminan o pedalean.

En conclusión, cuando se plantean mejoras para el uso de la bicicleta, la perspectiva peatonal consiste en interrogarse al menos sobre los siguientes asuntos y aspectos:

- Las políticas y medidas de promoción de la bicicleta:

   # ¿Están dirigidas a cambiar el modelo insostenible de movilidad vigente, reduciendo el uso del automóvil?

   # ¿Tratan simultáneamente de recuperar el espacio público y de convivencia ciudadana, dominado previamente por el automóvil y la circulación?

   # ¿Estimulan que los ciclistas utilicen su espacio natural, las calzadas?

   # ¿Existe una política, un plan o un programa de medidas para mejorar las condiciones de los viandantes?

- En caso de construir vías ciclistas:

   # ¿Ocupan espacio de calzada o bandas de aparcamiento evitando perjudicar al espacio peatonal?

   # ¿Se aprovecha su construcción para dignificar, hacer más cómodo y agradable y seguro el espacio peatonal?

   # ¿Se diseñan los detalles del cruce entre ciclistas y viandantes con criterios favorables a éstos y, en particular, a las personas con discapacidad?

-En caso de que las bicicletas estén autorizadas a utilizar determinados espacios de viandantes o de prioridad peatonal como sendas, caminos, pasarelas, zonas peatonales, calles de coexistencia, zonas 30, etc.:

   # ¿Está garantizado el mantenimiento de la prioridad y los derechos de los viandantes?

   # ¿Están garantizados los derechos y la calidad de estancia y circulación de aquellas personas de mayor vulnerabilidad como los niños, las personas mayores o las personas con discapacidad?
 

    Documento en versión PDF (906 Kb)

viernes, 15 de agosto de 2014

Un ciclista atropella a una peatón en una acera

ZARAGOZA
Un ciclista de 26 años ha atropellado a una peatón, quien ha resultado herida de carácter leve, en una acera de la avenida Cataluña de Zaragoza.

El atropello de A.E.M.B., de 48 años, ocurrió sobre las 15.20 horas de ayer a la altura del número 19 de la citada vía, mientras transitaba por la acera, ha informado la Policía Local.

La peatón ha sido evacuada a un centro sanitario con lesiones de carácter leve, salvo complicaciones, y el ciclista, J.H.G., de 26 años, que no portaba casco de protección, ha dado un resultado negativo en la prueba de alcoholemia.

http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=1646817

miércoles, 13 de agosto de 2014

Herido un peatón al ser atropellado por una bicicleta

EFE 13/08/2014

Un hombre de 37 años ha resultado herido en Zaragoza al ser atropellado por una bicicleta cuando se encontraba sobre la acera y se disponía a cruzar la calzada por un paso de peatones.

El suceso tuvo lugar el 12 de agosto, a las 19:15 horas, en la calle Pablo Ruiz Picasso del barrio del Actur, según ha informado la Policía Local.

La bicicleta conducida por D.L.L., de 31 años, atropelló al peatón A.R.D., de 37 años, quien tuvo que ser trasladado a un centro sanitario con lesiones de carácter leve.

El ciclista portaba casco de protección y arrojó un resultado negativo en la prueba de alcoholemia.

lunes, 11 de agosto de 2014

SEMANA EUROPEA DE LA MOVILIDAD 2014, del16 al 22 Sept

“Una calle mejor es tu elección”

Durante la mayor parte del pasado siglo, las zonas urbanas de toda Europa fueron diseñadas para favorecer la circulación de coches, a menudo a expensas de otras formas de transporte. El predominio de vehículos privados ha resultado así en que nuestras ciudades estén aún más congestionadas y  contaminadas y sean más ruidosas, menos agradables y menos saludables.

La Semana Europea de la Movilidad 2014 quiere reconsiderar el modo en que pensamos sobre el espacio urbano y explorar la relación entre el uso del suelo y la calidad de vida. El eslogan de este año, “Una calle mejor es tu elección”, anima así a la gente a crear la ciudad en la que quiere vivir.

A nivel mundial, existe una creciente tendencia a “recuperar” áreas urbanas, siendo algunos ejemplos de ello la transformación de aparcamientos en mini parques, el uso de calles para actividades de la comunidad, o las vías públicas que dan lugar a cafés y terrazas. En resumen, este año se trata de reasignar y rediseñar las calles y espacios públicos en favor de la gente. 

Al igual que las actividades recreativas, el facilitar métodos de transporte sostenibles y de bajo impacto –como caminar o ir en bicicleta- puede hacer los espacios públicos más agradables y nuestro aire más limpio.

Desde los pueblos hasta las ciudades, cada uno de nosotros se ve afectado por el modo en que usamos el espacio y los tipos de transporte que elegimos priorizar. Conjuntamente, las autoridades locales y los ciudadanos en general pueden diseñar ciudades que pongan a las personas en primer lugar.

Para estar al día de la Semana Europea de la Movilidad Sostenible 2014 os invitamos a seguirnos en Twitter @SEUMov2014

Además, el MAGRAMA ha creado una lista de correo electrónico en la que pueden inscribirse todos los interesados en participar en la SEM, para recibir información puntual sobre las actividades de coordinación realizadas por la oficina técnica de la SEM2014. Si no recibís ya los correos del MAGRAMA podéis daros de alta en dicha lista en el siguiente link: http://eepurl.com/YzBNv

http://www.magrama.gob.es/es/calidad-y-evaluacion-ambiental/temas/medio-ambiente-urbano/movilidad/SEM-2014.aspx

JOSEMA, desde Valencia

Vivo en Valencia y para desplazarme por la ciudad muchas veces utilizo la bicicleta, prácticamente de la misma manera que circularía en coche ya que considero los carriles bici muy peligrosos y bastante incomunicados. Eso si, siempre circulando por el carril derecho, sin contar el del bus y por supuesto parándome en todos los semáforos.

No se en otras ciudades pero aquí en Valencia los “ciclistas urbanos”, esos que se mueven sobretodo en Valenbisi son un estorbo para todos porque no tienen ningún respeto por los demás, igual van molestando a los peatones por la acera, otras veces ocupan todo el carril bici a paso de tortuga o incluso se atreven a invadir el carril bus, haciendo que este tenga que pasar al carril de la izquierda entorpeciendo todo el tráfico. Por no decir que cuando llegan a un semáforo hacen caso omiso, como sino existiera, sin mirar si quiera si viene alguien, cambian de acera a calzada como si cualquier cosa y salen de calles sin prioridad como si fueran los amos de la ciudad.

En esta ciudad hay un grave problema de educación, ciudadanía y respeto más que carriles bicis, infraestructuras, multas, limitaciones de velocidad

MÁS QUE UNA PIRÁMIDE, desde México

En los últimos meses se ha puesto en boga hablar de la “pirámide de la movilidad”, un concepto que refiere la prioridad que en las políticas públicas debe tener el peatón, y la menor prioridad que corresponde al automóvil o a los automovilistas como actores de la “movilidad”, entendida ésta como los desplazamientos humanos de un punto a otro. El concepto de pirámide de la movilidad, a pesar de lo simple, ha sido limitadamente entendido por los políticos: lo mencionan mucho, pero fuera de acciones aisladas, a menudo incongruentes con la pirámide, no saben cómo llevarlo a la práctica.
 
Una de las grandes preocupaciones, y que en este espacio he mencionado de manera reiterada, es que la falta de políticas públicas que pongan al peatón en la cúspide de las políticas de movilidad, implica pérdida de vidas humanas, y no sólo es un tema de disfrute de la ciudad. El peatón no sólo no tiene las condiciones de transformar su caminata en placer, sino que además arriesga su vida o su integridad física.
 

 
Las legislaciones que están incorporando la pirámide de la movilidad no avanzan en definir derechos específicos de los sujetos. Peatones, ciclistas, pasajeros, concesionarios, motociclistas, automovilistas carecen de una definición clara de sus derechos y, en su caso, de sus responsabilidades.
 
Hace tres meses nos reunimos en Pachuca promotores de distintas iniciativas sociales a favor del peatón, para conformar la Liga Peatonal. Mi aportación, el Rey Peatón, simbolizando un peatón empoderado frente a las demás formas de movilidad, es una de las iniciativas participantes en este esfuerzo.
 
El próximo domingo 17 de agosto se celebra el Día del Peatón. Sabemos que la fecha será ocasión para que los políticos vuelvan a tomar el micrófono sin tener idea de qué significa poner al peatón en la cima de las políticas públicas o de los presupuestos. Mientras pronuncien sus discursos, en sus áreas de obras seguirán diseñando vialidades sin semáforos con puentes peatonales imposibles de utilizar en silla de ruedas.
 
Los integrantes de la Liga Peatonal hemos dedicado los últimos tres meses a elaborar la “Carta Mexicana de Derechos del Peatón”. Queremos que todos estos discursos vacíos de los políticos tengan una respuesta muy simple, una demanda ciudadana por volver a lo básico: ciudades hechas para caminar, en las que caminar tenga preferencia y las necesidades específicas de movilidad en automóvil, minoritarias (aunque los automovilistas tengan otra perspectiva), estén sujetas a reglas éticas y de convivencia: la vida humana por encima de todo y la persona antes que la máquina.
 
La Carta significa muchas cosas a la vez: banquetas generosas, accesibilidad universal, velocidades tolerantes con el error humano, espacios públicos sin estorbos, en buenas condiciones, señalización orientada a las personas antes que a los autos, compromiso de la autoridad para con la aplicación de sanciones a los automovilistas infractores.
 
Hemos perdido la escala humana. Las arboledas de las ciudades calientes se han ido y, en el afán por el aire acondicionado, la clase media convive en los centros comerciales. Las amplias banquetas han sido sustituidas por espacios angostos, invadidos por mobiliario urbano o autos impunemente infractores. Las banquetas y camellones han sido recortados para agilizar el movimiento de autos. Para colmo, al peatón se le hace culpable de lo que sufre, cual violada en minifalda. La “Carta Mexicana de Derechos del Peatón” es un grito de ¡basta!
 
Automóvil no significa muerte: la Carta es un llamado a una sociedad comprometida con la vida y un rechazo a una sociedad que ha aceptado la muerte como algo inherente a la conducción de coches; es la búsqueda de una sociedad ética que vuelve a escandalizarse de cada muerte por accidentes evitables.

martes, 5 de agosto de 2014

Convivencia entre peatones y ciclistas en las aceras

Heraldo de Aragón 31/07/2014
Antonio Sáez

Tenemos problemas en algunos barrios en los que las aceras para los peatones son estrechas, por qué las autoridades municipales no ponen coto a esto? No creo que sea difícil, tan sólo se trata de aplicar la ley.

Cuando te diriges de forma educada a estos ciclistas para indicarles que puede ser peligroso para niños, ancianos, personas con carritos, etc, te expones a insultos, amenazas y excusas. Eso lo he vivido.

Es más fácil que nuestros agentes urbanos se detengan para denunciar a alguien que va por estas aceras con un perro suelto, que tan apenas se ve entre los vehículos, que a un ciclista.

Cuánto tiempo va a durar esto? Tendremos que esperar a las próximas elecciones?

CIRCULAR EN BICI EN BILBAO

Comienza una campaña de control sobre el uso correcto de motos y bicis en la ciudad

La Policía Municipal de Bilbao llevará a cabo esta semana la segunda campaña del año para el control de las normas de circulación de motos y bicis

A partir de este lunes, 4 de agosto, y hasta el domingo día 10, los agentes desarrollarán la segunda campaña de vigilancia y control especial destinada a garantizar el cumplimiento de la normativa vigente en materia de circulación de motocicletas y ciclomotores por la vía pública, informa el consistorio en un comunicado.

Esta actuación se efectuará mediante diversos controles de mañana y tarde que se instalarán en aquellos puntos que, por su ubicación, diseño o situación, resulten más peligrosos desde el punto de vista de la seguridad vial, según el consistorio.

Los agentes velarán por el uso del casco por parte de los motoristas y verificarán el correcto estado de documentación de los vehículos.

Esta iniciativa, que refuerza los controles de tráfico habituales, se inscribe en el Plan Especial de Vigilancia y Control definido por el Plan Estratégico de Seguridad Vial del País Vasco.

Durante la anterior campaña de este año, la Policía Municipal de Bilbao estableció ocho controles en los que se inspeccionaron 136 vehículos y se interpusieron diez denuncias por no haber pasado la correspondiente ITV.

Además, de forma simultánea a las actuaciones con las motos y ciclomotores, los agentes realizarán entre el 4 y el 10 de agosto otra campaña especial para el correcto cumplimiento de la normativa de las bicicletas, “dadas las quejas suscitadas en la ciudadanía por un uso incorrecto de este vehículo en las zonas peatonales”, según el ayuntamiento.

En la anterior campaña de 2014 con el mismo objetivo, los policías locales actuaron en 7 controles y apercibieron a 22 ciclistas

http://www.blogseitb.com/bilbao/tag/circular-en-bici-en-bilbao/

viernes, 1 de agosto de 2014

Convivencia entre peatones y ciclistas en las aceras

Heraldo de Aragón 31/07/2014
Antonio Sáez

Tenemos problemas en algunos barrios en los que las aceras para los peatones son estrechas, por qué las autoridades municipales no ponen coto a esto? No creo que sea difícil, tan sólo se trata de aplicar la ley.

Cuando te diriges de forma educada a estos ciclistas para indicarles que puede ser peligroso para niños, ancianos, personas con carritos, etc, te expones a insultos, amenazas y excusas. Eso lo he vivido.

Es más fácil que nuestros agentes urbanos se detengan para denunciar a alguien que va por estas aceras con un perro suelto, que tan apenas se ve entre los vehículos, que a un ciclista.

Cuánto tiempo va a durar esto? Tendremos que esperar a las próximas elecciones?

Entrada destacada

Plataforma única: la bestia negra de los ciegos

CARMEN JANÉ / BARCELONA JUEVES, 19 DE OCTUBRE DEL 2017 El Periodico Las ciudades no siempre piensan en todos sus habitantes. Lo saben m...