ENTRADA DESTACADA

¿PUEDE MEJORAR EL TRANVÍA EN SU RELACIÓN CON LOS PEATONES?

PEATÓN "sé prudente", "mantente atento", "mira bien", "respeta", "evita cruzar hablando por el...

jueves, 18 de enero de 2018

Las calles peatonales de Sevilla, expuestas a la entrada de cualquier vehículo

Las principales vías no cumplen las recomendaciones del Ministerio. Ciudadanos pide más protección en los accesos mientras el Ayuntamiento y la Delegación del Gobierno anuncian que actualizarán la seguridad


MERCEDES BENÍTEZ @laplumilla
SEVILLA

Las principales vías peatonales de la ciudad, la mayoría en zonas muy concurridas, carecen de bolardos, macetones o cualquier soporte físico que impida el paso a los vehículos. Después del atentado de Barcelona, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, recomendó el pasado sábado tras la reunión de la mesa de evaluación de la alerta terrorista, que los ayuntamientos valoren la colocación de bolardos o grandes maceteros en las zonas más transitadas de las ciudades. La sugerencia del ministro y exalcalde Sevilla se basaba en que esos soportes podrían actuar a modo de freno en caso de que un vehículo intentara entrar en zonas peatonales de la ciudad como ocurrió con la furgoneta que invadió La Ramblas atropellando a los peatones y causando catorce muertos y un centenar de heridos.

Acceso a la calle Asunción desde la plaza de Cuba - J.B.




Ayer, desde la Delegación del Gobierno insistían en que, tras la decisión del Gobierno central de mantener el nivel de alerta 4 con medidas adicionales, se actualizarán las medidas de seguridad. Según argumentan, trabajan con las corporaciones municipales, en este caso el Ayuntamiento de Sevilla.
 

Desde el equipo de Juan Espadas tampoco quisieron concretar ninguna medida de seguridad adicional para la ciudad. «Se tomarán las medidas cómo y dónde determine la Delegación del Gobierno dentro de un operativo conjunto, tal y como se ha hecho en Navidad, Semana Santa y Feria», recalcaban desde el Ayuntamiento insistiendo en esa línea de cooperación con la Delegación delGobierno. El hermetismo sobre un tema que afecta a la seguridad es tal que las autoridades ni siquiera quieren avanzar cuando se producirán esas reuniones de coordinación entre ambas administraciones para avanzar en las medidas adicionales de seguridad.

 
Entonces ¿cómo se protegerán las zonas peatonales? De momento, desde el pasado jueves se observa una mayor presencia policial tanto nacional como localpor las calles. Hay más coches patrulla y furgones policiales que nunca.
 

Sin embargo, eso no parece suficiente para los comerciantes del centro histórico que son partidarios de que haya mayor protección en esas zonas tal y como solicitaba el pasado viernes Alcentro que apostaba por instalar más bolardos. Ayer también lo pidieron desde la oposición municipal. El portavoz de Ciudadanos, Javier Millán, solicitó al Ayuntamiento «que los técnicos competentes estudien la adopción de medidas como la instalación de bolardos en vías como la Constitución, Campana, Tetuán, Asunción, San Jacinto o los aledaños de la Catedral y el Alcázar». E incluso anunciaron que llevarán el tema a las juntas de distrito para analizar la seguridad de las calles más transitadas y así «garantizar la tranquilidad de vecinos y turistas».
 

Mientras se toma cualquier decisión en uno u otro sentido, en Sevilla hay algunas calles por las que no pueden pasan los coches, que son especialmente transitadas y en las que hoy por hoy no hay ningún tipo de soporte que impida el paso de los vehículos.
ABC pudo comprobar ayer que esa falta de protección se produce, por ejemplo, en el barrio de Los Remedios, en Asunción, una calle que fue peatonalizada durante el mandato del socialista Alfredo Sánchez Monteseirín. Sin embargo, actualmente los coches pueden saltarse esa prohibición y acceder desde la Plaza de Cuba sin que ningún bolardo o macetón le impida el paso. Sólo hay cortapisas para que los vehículos accedan desde Virgen de Luján y en algunas de las calles perpendiculares que la atraviesan.
 

Algo similar ocurre en San Jacinto, una de las principales arterias de Triana y que también es muy transitada a cualquier hora del día y está llena de terrazas y veladores. Desde el cruce con Pagés del Corro, donde comienza la zona peatonal no hay bolardos ni macetones que corten el acceso a los coches o camiones. Y tampoco hay ningún obstáculo si se entra en la calle procedente de el puente de Triana.
En cuanto al centro histórico, en el que abundan las calles peatonales, no hay mucho más control ya que son pocos los bolardos que impiden el paso a los coches. Aunque a la calle San Fernando no se puede acceder desde el Prado de San Sebastián porque hay soportes que lo impiden, no existen obstáculos para que los vehículos entren desde la Puerta Jerez por la esquina del Hotel Alfonso XIII por la que normalmente circulan taxis y coches de caballos. Desde allí también es fácil acceder a la Avenida de la Constitución en la que, además de los peatones, existen veladores, el tranvía que circula en ambas direcciones y un carril bici. A esa vía, considerada la avenida más emblemática de la ciudad, también acceden los vehículos (sobre todo taxis) desde las calles que la atraviesan.
 

Lo mismo ocurre con la Plaza Nueva, a la que se accede por varias vías colindantes por las que discurre el tráfico rodado. Por las calles Badajoz y Madrid entran los coches que llegan hasta las mismas puertas del hotel Inglaterra. Es en esta zona donde hay alguna protección con cadenas junto a la joyería Shaw. En cualquier caso, la entrada de Tetuán y la calle Sierpes, las principales vías comerciales del centro, tampoco tienen ningún soporte del tipo macetón o bolardos que impidan las entrada de vehículos. Lo mismo que si se intenta la entrada en sentido contrario: no hay ningún obstáculo para acceder a Velázquez.
 

¿Cual es la solución?
Ciudadanos propone «bolardos móviles», una propuesta que aumentaría la seguridad y a la vez facilitaría el acceso a vecinos y vehículos de emergencias. «Lo importante es que se tome la medida más conveniente en cada caso siempre que sea las más adecuada para evitar acciones terroristas», insistía Millán mientras el Ayuntamiento sigue sin revelar sus planes.

miércoles, 17 de enero de 2018

¿PUEDE MEJORAR EL TRANVÍA EN SU RELACIÓN CON LOS PEATONES?

PEATÓN "sé prudente", "mantente atento", "mira bien", "respeta", "evita cruzar hablando por el móvil"

TRANVÍA "siempre tiene prioridad"

 El mismo mensaje desde 2011, a pesar de los 4 fallecidos


¿DE VERDAD NO PUEDE MEJORAR NADA EL TRANVÍA?

ESCUCHA AL PORTAVOZ DE TRANVÍAS DE ZARAGOZA
del minuto 5 al 12
 


***********************************************************************
Os dejamos la noticia de Radio Zaragoza (Cadena SER)
***********************************************************************

No lo olvides: "Para, mira, pasa"

La compañía Tranvías de Zaragoza repasa algunos consejos que hay que tener en cuenta para la convivencia entre tranvía, vehículos y peatones tras el atropello mortal de este fin de semana en la plaza San Francisco

Radio Zaragoza - Cadena SER
Mónica Farré
15/01/2018




"Para, mira, pasa". El eslogan que sirvió hace seis años para aprender a convivir con el tranvía, sigue siendo necesario. Sobre todo después del atropello de este fin de semana en el que un joven ha perdido la vida en el entorno de la Plaza San Francisco. Es la cuarta muerte desde la puesta en marcha de este medio de transporte en 2011.

Tranvías de Zaragoza mantiene una campaña de charlas en los colegios para concienciar sobre la seguridad en el entorno de la Línea 1. Llevan ya más de 600. Insisten en la necesidad de ser prudentes y mantenerse atentos. Nacho Iraburu, portavoz de la compañía, ha pasado por los micrófonos de Hoy por Hoy Zaragoza. "Hay que ser prudentes y mirar bien antes de cruzar y, sobre todo, algo muy obvio: respetar las señales en cruces y en pasos; que esto, a veces, se nos olvida con las prisas o con los despistes", señala.

"En la calle hay que estar siempre muy atento", remarca. Hay que evitar cruzar hablando por el móvil o llevando auriculares y, ojo, también hay que mantener la atención al conducir: "Hay giros a la izquierda hechos con mucha imprudencia, hay veces que en la Avenida del Séptimo Arte que se coge mucha velocidad por parte de los coches y luego no frenan a tiempo en los semáforos; también en partes del Actur". Aunque hay que estar atento a lo largo de todo el trazado, el mayor número de incidencias se dan en el entorno de la universidad, centros escolares y hospitales.

martes, 16 de enero de 2018

Las denuncias a ciclistas en Granada se duplican en un año

El incremento responde al mayor uso de la bici y a las reclamaciones de los vecinos, que pidieron mayor control a estos vehículos

La Policía Local registró en 2017 un total de 73 partes, la mayoría por ignorar semáforos en rojo

El Ideal
JAVIER MORALES
Martes, 16 enero 2018

Con el desembarco de las aplicaciones privadas de alquiler -o uso compartido-, las calles de la capital lucen a rebosar de bicicletas. Circulan en la calzada y los carriles bici, y se ven aparcadas en los barrotes habilitados para ello. Pero también 'surcan' aceras angostas a toda velocidad y se diseminan estacionadas sobre los adoquines dificultando el paso a los peatones. La bici está de moda y la Policía Local ha advertido de que prestará especial atención a los ciclistas y sancionará los comportamientos incívicos. En el año 2017, los agentes locales impusieron el doble de denuncias a ciclistas que el año anterior. En concreto, la Policía contabiliza 73 denuncias en el término municipal en 2017, frente a las 38 de 2016.

De acuerdo con la concejala de Movilidad y Seguridad Ciudadana, Raquel Ruz, el incremento en el número de denuncias responde a la conjunción de dos hechos. Por un lado, se ha incrementado notablemente el uso de la bici, tal y como han constatado los técnicos del ramo. Por otro, las asociaciones vecinales, a través de las distintas juntas municipales de distrito, trasladaron al Ayuntamiento su inquietud ante las escenas que cada día contemplaban: bicicletas en las aceras, ciclistas que obviaban 'stops' y semáforos en rojo... «Se ha realizado una mayor vigilancia. La bicicleta es difícil de identificar, porque o lo paras en ese momento o nada, porque no tienen matrícula. Pero sí es cierto que a raíz de las quejas en las juntas de distrito se ha incrementado la vigilancia», señala Ruz.

En rojo

La mayoría de las denuncias en 2017 (42) son por hacer caso omiso a semáforos en rojo, al igual que en 2016. En uno de estos hechos denunciados se añade que la infracción dio lugar a «una grave situación de peligro». De acuerdo con el Código de Tráfico y Seguridad Vial, saltarse un semáforo en bicicleta, lo mismo que en coche o moto, es motivo de una infracción de carácter grave, por lo que el ciclista se enfrenta a una multa de 200 euros (100 euros si se abona en los 20 días posteriores a la formulación de la denuncia). En contra de la costumbre extendida entre algunos habituales de la bici, tienen la misma obligación que el resto de vehículos a la hora de detenerse frente a los semáforos y señales de stop.

El segundo incumplimiento de la normativa más frecuente en los últimos meses fue circular por la acera o zonas peatonales, con 9 denuncias en total. Según el Código de Tráfico, «la circulación de toda clase de vehículos en ningún caso deberá efectuarse por las aceras y demás zonas peatonales». Sin embargo, la Ordenanza Municipal de Circulación de Peatones y Ciclistas de Granada añade que «de manera excepcional, se permitirá la circulación de bicicletas por aceras en calles con calzada no pacificada, en las que no exista vía ciclista señalizada, únicamente cuando la intensidad del tráfico en calzada disuada de la utilización de la misma».

Deben cumplirse algunos requisitos, entre otros que la acera disponga de cuatro metros de ancho y al menos tres estén libres de mobiliario, arbolado u obstáculos fijos y que no haya aglomeración de viandantes.

Añade la ordenanza que «el Ayuntamiento señalizará este tipo de calles», no obstante, tal extremo no queda recogido en los folletos promocionales que el Área de Movilidad distribuye, por ejemplo, entre los escolares. De hecho, no tienen esta señalización zonas como los tramos de Camino de Ronda en los que se pierde el carril bici, y en los que los velocípedos no tienen más remedio que continuar por la acera o 'tirarse' a la calzada: el carril se corta en seco hasta en cuatro ocasiones. No en vano, uno de los 'vacíos' se extiende más de 200 metros, desde Ancha de Gracia hasta Alhamar.

Paseos prohibidos

Paseos como el Bulevar de Constitución o la Carrera de la Virgen podrían considerarse una 'autovía' para bicicletas; pero no lo son. Y aquí sí hay señales específicas que prohíben sin excepciones la entrada a las bicis. Son excepción a todos los casos los niños de ocho años, que pueden ir por la acera siempre que vayan acompañados de adultos y no superen los 10 kilómetros por hora.

Por lo que respecta al aparcamiento, han sido dos las multas registradas durante lo que va de año por estacionar sobre aceras o zonas peatonales obstaculizando el paso de los peatones. Recuerda la Policía Local que los lugares idóneos para aparcar son las marquesinas, los barrotes habilitados para ello en las calles. Según la web del Área de Movilidad son 73 los aparcabicis distribuidos a lo largo y ancho de la capital.

Tal y como aparece reflejado en el folleto informativo editado por el Ayuntamiento, en caso de que no haya aparcabicis, pueden ser amarradas a elementos del mobiliario urbano, incluidas señales de tráfico, siempre que no dificulten el paso a los peatones. Hay que respetar una zona de un metro y medio como mínimo de espacio para los viandantes. No se pueden amarrar a árboles ni a señales de tráfico, si dificultan la visibilidad de estas.

Lógicamente, tampoco se pueden estacionar bicicletas en los lugares prohibidos por el Código de Tráfico, como los vados. Aunque en el registro de la Policía Local no aparece ninguna denuncia por aparcamientos en estas zonas en 2017, en el año anterior sí hubo una multa por este motivo. También hubo otra por no obedecer la señal de entrada prohibida a toda clase de vehículos, por conducir bajo los efectos de estupefacientes, otra por no ceder el paso en intersecciones reguladas por la señal del triángulo invertido y tres por arrojar en la vía o sus inmediaciones objetos que pueden poner en peligro la seguridad vial.

Por otro lado, llama la atención la cantidad de denuncias por manejar la bici con auriculares o hablando por el teléfono móvil: 16 en total, repartidas equitativamente entre ambos incumplimientos de la normativa. Ambas están también tipificadas como infracciones graves.

Completan el cupo de denuncias la conducción de forma negligente (1) o sin la diligencia y precaución necesarias para evitar todo daño propio (1).

Luces y casco

Aunque no aparece en el capítulo de sanciones e infracciones, y por tanto tampoco en las estadísticas de la Policía Local, la normativa municipal recoge la obligatoriedad de que las bicis, cuando circulen por la noche o en condiciones de baja visibilidad «deberán disponer de luces y/o reflectantes que las hagan suficientemente visibles para todos los usuarios de la vía pública».

Sí hace referencia al alumbrado el Reglamento General de Vehículos, que señala que las bicicletas deben disponer de un sistema adecuado de freno delantero y trasero, timbre, luz de posición delantera y trasera, catadióptricos traseros y laterales no triangulares y catadióptricos en los pedales.

Por lo que respecta al uso del casco, la norma municipal lo recomienda pero no señala su obligatoriedad, salvo para los menores de edad. El Reglamento General de Circulación advierte de que el uso es obligatorio para todos los ciclistas, independientemente de la edad, en las vías interurbanas.